Improcedencia del despido objetivo por venta de activos

En lo que atañe a los despidos objetivos ex art. 52.c) ET, a pesar de ser una materia de difícil acceso al recurso de casación para la unificación de doctrina, al requerir la calificación de la medida extintiva en la mayor parte de los estos casos de un análisis y valoración casuística de las concretas circunstancias concurrentes, la STS 18-9-2018 (Rc 3451/16) , aborda si concurre la causa organizativa alegada por la empresa para el despido del trabajador.

Y el TS señala que pese a las rotundas afirmaciones de la Exposición de Motivos del RD-Ley (y de la posterior Ley 3/2012), no puede dudarse de la persistencia de un ámbito de control judicial del despido objetivo que incluye, necesariamente, la apreciación de la concurrencia de una causa real y verosímil, de suerte que los motivos alegados han de ser reales, actuales, proporcionales, de ahí que concluya en el caso, que la exclusiva voluntad de la empresa de vender una parte importante del equipamiento o maquinaria [grúas en el caso de autos] no constituye en sí misma una causa organizativa o productiva  que pueda justificar la procedencia del despido objetivo.

Esa reducción de activos mobiliarios, en su caso, puede constituir un indicio adicional de que hay disminución de actividad o de que la situación económica es negativa; la conexión de funcionalidad y la medición de la proporcionalidad deben valorarse respecto de estos datos, no respecto de la minoración del parque de vehículos.