Category Archives: Sin categoría

ERTE: qué es y diferencias con el ERE

Probablemente, las siglas ERTE sean las más reproducidas en los medios informativos de nuestro país en las últimas semanas con motivo de la crisis sanitaria provocada por el COVID-19. Ante este panorama es primordial mantener la calma y estar debidamente informados, tal y como aconsejan los asesores de MDH Abogados, de manera que el presente artículo sirva para aclarar conceptos básicos sobre qué es un ERTE en una empresa.

 

Qué es un ERTE laboral

Las siglas ERTE son la abreviatura de “Expediente de Regulación Temporal de Empleo” y consiste en la decisión de la empresa  que alcanza a la totalidad o parte de sus empleados de reducir la jornada laboral o de suspender sus contratos por un período determinado de tiempo.

Se concibe como una medida que las empresas pueden adoptar ante situaciones de adversidad excepcionales, pasajeras y ajenas a su actividad, para reducir temporalmente sus costes laborales y contribuir de este modo a que puedan superar las dificultades y retomar su actividad.

Existen dos tipos de ERTE: los que conllevan un paro general de la actividad, dejando a los trabajadores en situación legal de desempleo durante el tiempo que dure la medida; y los que implican que se reduzca la actividad y jornada laboral, en cuyo caso los salarios se verán reducidos en proporción a la jornada, siendo complementados con cargo a la Seguridad Social.

 

Requisitos y consecuencias de un ERTE

Toda empresa a la hora de solicitar un ERTE debe acreditar ante la Autoridad Laboral la concurrencia de una causa económica, técnica, organizativa o de fuerza mayor, como la motivada por el coronavirus.

A los trabajadores en situación de desempleo motivado por un ERTE les corresponde una prestación a cargo de la Seguridad Social (distinta, por tanto, de la que le correspondería en caso de quedarse en paro, el cual no se consume) equivalente al 70 % de su base reguladora salarial durante los seis primeros meses de duración del ERTE, y del 50 % en los sucesivos meses hasta que el ERTE deje de estar en vigor. Por supuesto, las empresas pueden, voluntariamente, complementar tales prestaciones.

 

Diferencias entre ERE y ERTE

Por su parte, un ERE es un “Expediente de Regulación de Empleo” y consiste en una fórmula de despido general de los trabajadores de aquella empresa que cesa en su actividad.

Como podemos apreciar, la principal diferencia entre un ERE y un ERTE radica en la temporalidad de este último, toda vez que la empresa suspende su actividad para reanudarla posteriormente, no teniendo, en principio, los trabajadores derecho a indemnización ni a rescindir su contrato mientras dure la situación de ERTE. De ahí que, si bien no existe una duración mínima ni máxima para un ERTE, su finalización tiene que estar fijada o ser determinable en el momento de su declaración.

En todo caso, es recomendable contar con un buen asesor en materia laboral que analice cada caso en concreto, toda vez que cada ERTE dependerá del tipo de empresa y negocio, así como de las circunstancias particulares de cada trabajador, que determinarán las condiciones en que se aplicará un ERTE.